Se busca un poeta en la isla

ibiza calle esperanza

 

La vida es para quien se conforma. La poesía, para quien sueña y desea y no tiene miedo de contarlo. Baluarte, Elvira Sastre 

 

Hay algo que me inquieta de Ibiza más que ninguna otra cosa: su estado de ánimo siempre es igual al mío. Bien es sabido que los lugares manifiestan sus emociones a través de su tiempo.

Llueve cuando lloran, caen truenos cuando la rabia les come por dentro. Sus enfados son huracanes y tsunamis. Sus pataletas, remolinos de hojas secas en los caminos olvidados del otoño. Su tristeza, nieve en marzo. Y su alegría, la suave brisa de una noche de verano.

Brilla el sol cuando sonríen y se levanta el viento cuando soplan las dudas en su interior.

El cielo está encapotado cuando encapotada está su alma.

El cielo está limpio cuando limpia está su mirada.

Ibiza y yo vamos así, a la par sin saberlo. O tal vez ella sí lo sabe, y por eso lo hace. Quiere que sepa que está ahí, a pesar de todo. Que me entiende, aunque yo sea incapaz de entenderla a ella. Que no somos tan distintas después de todo: las dos estamos atrapadas en una isla sin rostro que no nos deja brillar.

Las dos somos quién nunca fuimos, para disimular.

Niebla azul para los días de dudas infinitas
Niebla azul para los días de dudas infinitas

Hoy es jueves y hace tanto frío fuera como dentro de mi caparazón. Esta semana, todos los días nos hemos despertado igual, sonriendo. Con un sol enorme de primavera brillando en el cielo, como brilla el oro al desempolvarlo después de nueve meses escondido en un cajón. Como brillan los reflejos en las olas desgastadas del mar.

Como brillaba yo, antes de llegar aquí.

Pero después siempre el día se tuerce y todo se vuelve gris. Tal vez porque faltan los motivos, aunque al abrir los ojos por la mañana, las dos, a la par, intentamos inventarlos. Tal vez porque faltan las palabras o las canciones adecuadas. Tal vez porque falta todo y nada de lo que hay es suficiente.

Entonces el sol se oculta tras un manto de nubes que juegan a ser blancas. Todo se nubla. Se nubla Ibiza, me nublo yo. Y ni siquiera hay atardeceres al final del día. Solo se queda suspendido en el cielo ese azul eléctrico que anuncia la peor tormenta de todas, la del silencio.

Y todo se nubla.

Se nubla Ibiza, me nublo yo.

Y las dos lloramos bajito e inesperadamente juntas, cuando nadie nos ve.

La ansiedad es el mar enfadado rompiéndose de rabia contra la orilla
La ansiedad es el mar enfadado rompiéndose de rabia contra la orilla

No he encontrado ningún poeta en esta isla. Y no hablo de los poetas corrientes, los que escriben versos (que tampoco), sino de esos poetas de la vida que siempre me esperan en todas mis ciudades. O me esperaban…

Hasta que llegué aquí.

Esos disfrazados de personas normales que miran el mundo de forma poética y un poco rara. Que la miran de frente pero hacia dentro, hacia lo que nunca verían unos simples ojos. Los que no son como los demás y no se esconden, lo celebran.

Solo una tarde, volviendo a casa después de un atardecer rosa, me encontré un verso en un paso de cebra. Estaba medio borrado y nadie ya lo veía. Pero yo tuve que quedarme ahí un rato, mirándolo, sin creerme que Ibiza me estuviera regalando un trocito de poesía. Luego todo volvió a la normalidad, es decir, a lo fea que es la vida cuando no rima.

Si alguien conoce a quien escribió esto en un paso de cebra cerca de la playa de Figueretas, por favor, que me lo diga.

Ibiza y yo buscamos un poeta en la isla.

"La isla me ha dado razones y raíces para comprender todo aquello que no sé"
“La isla me ha dado razones y raíces para comprender todo aquello que no sé”

Prometí no escribirle más.

A Ibiza, la reina de nada. O al menos no escribir más hasta que tuviera algo bueno que decir. Hasta que pudiera hacerle un regalo, aunque ella a mí solo me regale patadas. Pero ya sabéis como somos, nosotros los poetas.

Tanto en los versos como en la vida, solo nos curamos escribiendo de tristezas.

dalt vila vistas ibiza
El cielo limpio de nubes para los días de paz

4 Comment

  1. Duro y precioso ❤

    1. M. Ares says: Responder

      Precioso como tú 😉

  2. The pirat says: Responder

    Los poetas son especies diferentes…raras…vestidas con la capa de la invisibilidad habitualmente, que solo se manifiestan a los ojos de otros de su especie. Te cruzas con ellos a diario, pero no les ves…solo intuyes que están allí. No son solo los que escriben…también los que leen….No son solo los que expresan con palabras….también a los que les emocionan….. A veces se sacan la capa y conviven con el resto de las especies…pero una nube…un rayo de sol…una lágrima o una sonrisa…..hacen que se la vuelvan a poner……Ibiza no suena a nostálgico, a romántico…ni a bohemio,….su sonido….invita a colgar la capa en el armario y no sacarla….,pero aún así….alberga poetas furtivos…como tu….y, sus aguas…sus vientos….sus montañas, consiguen que pongas tu capa, ….y,…. nos recuerda, que incluso…ella…..puede inspirar poesía…!!!
    The pirat

    1. M. Ares says: Responder

      De eso los piratas sabéis mucho… de esconderos entre la muchedumbre, sin parches, ni mapas de tesoros, ni veleros. Esperando a que el viento vuelva a soplar a favor, para desplegar velas, elevar anclas… y volar de nuevo hacia el horizonte. Gracias por entender mis palabras en la distancia…
      Besos de un poeta que sueña también con ser pirata.

Responder a The pirat Cancelar respuesta

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>