Le Mont Saint Michel, la abadía inconquistable

05portada

El mayor tesoro de la Baja Normandía vive bailando con las mareas, esa es su condena eterna y su principal cualidad, con la que ha fascinado a la humanidad durante tantos siglos. El Mont Saint Michel, como así se llama el tesoro, nos saluda majestuoso desde el horizonte a medida que nos vamos acercando en coche y su silueta comienza a volverse realidad.

Nuestras miradas se cruzan 14 años después.

fotos analógicas1
Fotitos de nuestro viaje en 2001 :) falta mamá!

La primera vez que me dejé atrapar por la visión de este monte místico recorría Francia en autocaravana con mis padres y podéis creerme que de todo un verano en el país, el único lugar que nunca se borró de mi pequeña mente (entonces tenía 9 años), fue el Mont Saint Michel. Por eso ahora, tantos años después, mientras recorro Europa en coche (y sin padres), no podía resistirme a pasar a saludar.

¡¡¡HOLA MONT SAINT MICHEL!!!
¡¡¡HOLA MONT SAINT MICHEL!!!

Cuenta la leyenda que las primeras piedras de esta abadía inconquistable las puso un Obispo de Avranches que se llamaba Aubert, allá por el siglo VII, cuando el arcángel San Miguel se le apareció varias veces y le dijo que debía construir una capilla en el monte Tombe (actual Mont Saint Michel). Así que el tal Aubert hizo lo que se le mandaba y durante siglos este lugar fue uno de los principales lugares de peregrinación para los cristianos.

Y hoy lo sigue siendo, aunque para una religión diferente llamada “turismo de masas”.

Pero la magia del Mont Saint Michel, como en mis playas favoritas de Galicia, reside en las mareas. El pequeño monte se convierte en un pueblo-isla en medio del océano cuando sube la marea, y cuando esta baja la isla queda rodeada de un infinito desierto de arena mojada. Las mareas en esta bahía de Normandía son de las mayores del mundo, gracias al indomable y salvaje océano Atlántico.

Mont Saint Michel

De hecho, uno de los principales atractivos de visitar el Mont Saint Michel es hacerlo cuando sube la marea y observar desde lo alto de la abadía como cambia el paisaje en a penas minutos. A la entrada hay un panel donde pone a qué hora se producirá el esperado fenómeno, pero si quieres saberlo de antemano puedes consultar la tabla de mareas en su web oficial.

Una vez dentro del Mont Saint Michel no hay mucho que hacer más que pasear y admirar las pequeñas callecitas, las casas decoradas con madera, la iglesia Abacial, recorrer las murallas con sus distintos miradores y subir a la abadía, desde donde se tienen las mejores vistas de toda la bahía. A pesar de su belleza interior, hay tanta gente en las calles que me gusta más verlo desde fuera.

01 04

Cómo visitar el Mont Saint Michel

El Mont Saint Michel se encuentra en el departamento de la Mancha, en la región de Baja Normandía (ver mapa). La entrada es gratuita pero si llegas hasta aquí en coche tendrás que dejarlo en el gran parking habilitado a la entrada [6 euros 1 hora / 12 euros a partir de 2 horas]. Después tendrás que cruzar el gran puente que une la tierra con el monte, son algo más de 3 kilómetros que puedes recorrer andando o en los autobuses gratuitos (puedes cogerlos tanto para ir como para volver).

En el pueblo que rodea la abadía de Saint Michel hay tiendas de souvenirs, bares, restaurantes e incluso hoteles, para vivir la experiencia única de pasear solo por estas calles cuando cae la noche.

Mont Saint Michel

Deja un comentario

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>