Hallstatt, el paraíso de los Alpes Austríacos

hallstatt verano

“The most beautiful lakeside town in the world”. Así es conocido Hallstatt en el mundo entero desde que hace dos siglos empezó a hacerse accesible también por tierra. Antes, escondido en la inmensidad de los Alpes Austríacos, solo se podía llegar a través del lago que lo rodea o adentrándote por caminos imposibles.

Y es que Hallstatt, aunque muchos sea la primera vez que oís hablar de el, es una de esas joyas ancestrales del mundo que hay que visitar, al menos, una vez en la vida. O tal vez sea imposible dejarlo en solo una, porque después de conocerlo, sé que Hallstatt es uno de esos amores eternos, uno de esos lugares a los que siempre quieres volver.

hallstatt

Este precioso pueblo alpino se esconde en el distrito de Salzkammergut, entre la Alta Austria, Estiria y Salzburgo, a orillas del lago Hallstätter See [ver mapa], y ocupa un enclave mágico que enamora a primera vista. A un lado, infinitas montañas alpinas lo custodian casi hasta el cielo; al otro, el lago, con sus transparentes aguas, le regala al viajero un reflejo eterno de puntiagudos tejados.

Pero no solo su entorno hace de Hallstatt un lugar idílico. Sus casas de madera perfectamente talladas, con balcones floridos y enredaderas hasta de perales y manzanos. Calles estrechas y empinadas que desembocan en más casas de madera, más balcones tallados, más escalinatas, más montañas, más frutas brotando de las paredes, más vistas infinitas… Puedes recorrer el pueblo en una tarde o puedes pasar una semana y no aburrirte, porque Hallstatt tiene historia y curiosidades para dar y tomar…

hallstatt pueblo

hallstatt_pueblo

1c Qué hacer en Hallstatt 

La mina de sal más antigua del mundo

Si, amigos. No se sabe con certeza pero se sospecha que Salzwelten Hallstatt es la mina más antigua del mundo por las referencias que allí se encontraron: hace más de 7.000 años que los humanos la explotan. De hecho, aunque muchos podríamos pensar que este lugar inhóspito y aislado pasó siglos abandonado de la mano de Dios, no podemos estar más equivocados… Debido a la importancia del yacimiento, en Hallstatt se estableció uno de los primeros asentamientos humanos.

No en vano la sal es “el oro blanco” para esta región montañosa de Austria, implícita hasta en el nombre del pueblo (hall significaba sal para los celtas).

Si te apetece puedes vivir la aventura “salera” al completo y sumergirte en las entrañas de la mina (por un precio de 30 euros por persona; aquí puedes comprar las entradas). La mina está abierta desde principios de abril a finales de noviembre y uno de sus mayores reclamos es “el hombre de sal”, un cadáver perfectamente conservado que se encontró en 1734 dentro de la mina.

 

Cultura ancestral

Me cuesta pensar que los humanos de la Edad de Hierro se asentaran en Hallstatt solo por la sal… Creo, más bien, que llegaron a un lugar tan maravilloso que nunca más pudieron marcharse.

Por eso, por ser uno de los primeros lugares en los que se asentó el hombre, fue también en donde se forjó una de las más ricas culturas ancestrales: la cultura de Hallstatt. Procedente de los Celtas, y que ocupó el final de la Edad de Bronce y prácticamente toda la I Edad de Hierro. El nombre le viene por una necrópolis descubierta (como no) en Hallstatt en 1824, con más de 2.000 tumbas y 6.000 objetos.

LAGO_HALLSTATT

El máximo esplendor de la cultura de Hallstatt llega incluso a España, donde podemos encontrarnos restos de su paso: en la Necrópolis Celtibérica de Las Madrigueras (Cuenca). 

Si quieres profundizar en la vida de aquellos “hombres de hierro”, es imprescindible que te des un paseo por el Museo Kulturerbe de Hallstatt (8 euros por persona).

hallstatt_plaza

 

Un cementerio de cuento

Aunque os parezca una locura, una de las cosas que más me gustaron de Hallstatt (y que sin duda merece que le regales tu tiempo) fue su pequeño y “encantador” cementerio. Con vistas al lago y de espaldas a la colina, se erigen cientos de pequeños tejados de madera a modo de tumbas, que guardan el descanso eterno de los habitantes de Hallstatt.

Paseando entre las diminutas casitas de madera te preguntarás si hay en el mundo lugar más bello que este para reposar eternamente…

HALLSTATT CEMENTERIO

Pero hay algo que te impresionará aún más: el Osario Hallstätter Beinhaus que se encuentra en la capilla del cementerio. Dicen que por el tamaño reducido del pueblo, llegó un momento en el que tuvieron que hacer sitio en el cementerio para enterrar a los nuevos fallecidos. Así que los vecinos comenzaros a desenterrar los huesos de sus antepasados, los secaron al sol para blanquearlos y después los pintaron.

003

El resultado es un osario de más de 1.200 cráneos, algunos auténticas obras de arte, que puedes visitar en el interior de la capilla.

 

Vistas de vértigo desde lo más alto de la más alta torre

Concretamente, la Torre Rudolf I o Rudolfsturm, que custodia Hallstatt casi desde el cielo. Creo que en este caso, una imagen vale más que mil palabras:

DCIM101GOPRO
Vistas desde lo alto de la torre

Hace más de 6 siglos que vigila con sigilo el pueblo. Lo ha protegido de ataques, fue hogar de los encargados de la mina durante cientos de años y después fue abandonada a su suerte, hasta que en la década de los 60 construyeron en ella un restaurante que todavía se mantiene.

Puedes subir la montaña andando o hacerlo en funicular por unos 4 euros. Personalmente te recomiendo esta opción, porque durante el trayecto (que a penas dura unos 5 minutos) disfrutarás de unas vistas impresionantes. Si vas a visitar las minas de sal, también deberás pasar por aquí.

 

Bañarte en un lago alpino

La mejor época para visitar Hallstatt es en verano, cuando su lago glaciar se descongela y toda la vida del pueblo gira en torno al lago: bañarse, dar paseos en barca, pescar, bucear… Al final del pueblo hay un trocito de césped preparado para estas actividades, con cuerdas y trampolines para tirarse al agua, banquitos y mesas, algo de sombra…

DCIM101GOPRO

HALLSTATT LAGO

Compra cerveza (no mucha, porque en estos países fríos no venden hielo en ningún lado, así que es imposible mantener la birra en su temperatura ideal) y tírate en el césped para disfrutar de una laaaaarga tarde verano. No todos los días puede uno darse un baño o incluso bucear mientras los alpes le sonríen a su alrededor 😉

HALLSTATT LAGO JUEGOS

 

hallstatt_lago_00

Cenar/comer en un enclave increíblemente bonito

Al ser un pueblo tan pequeño, la oferta gastronómica no es muy amplia y la mayoría de locales son caros y no muy apetecibles. Pero hay uno que encontramos sin querer metiéndonos por una callecita diminuta y me enamoró el alma.

HALLSTATT CENA

hallstatt terraza

La terraza del Gasthof Simony Restaurant am See es una maravilla y, como en todo buen gasthof, probamos algunas delicias de la zona, como el goulash austriaco (que no me gusta mucho) y una deliciosa trucha fresca. En serio, estaba riquísima. También probamos una especie de bolas de patata de las que no recuerdo el nombre :)

 

Dónde dormir en Hallstatt 

Al tratarse de un lugar tan pequeño, el tema del alojamiento puede ponerse complicado, sobre todo en temporada alta. Pero voy a ahorrarte los quebraderos de cabeza compartiendo contigo los dos alojamientos que probé en Hallstatt, además de ser las opciones más económicas que encontré en agosto. Nada es barato en Hallstatt.

-> Hotel Gasthof BergfriedLa primera noche la pasamos en este hotel que habíamos reservado unas semanas antes. Fue el más barato que encontramos, unos 80 euros dos personas con desayuno incluido, y la verdad es que no nos equivocamos con la elección. No es que fuera la hostia (más bien tira hacia el lado contrario), pero es un buen lugar para pasar 1 noche.

El hotel cumple las funciones de los típicos Gasthof de esta zona. Es cálido, casi acogedor y está muy bien situado. Un poco “a las afueras” del pueblo (es decir, a 5 minutos caminando de la plaza principal; el pueblo es muy chiquitito). El desayuno es normalito. Pero una habitación con terraza compensa todo.

-> Camping Klausner-HöllNos gustó tanto Hallstatt que no fuimos capaces de marcharnos al día siguiente. Como ni en nuestro hotel ni en ninguno de los que preguntamos quedaban habitaciones libres, nos fuimos directamente al camping del pueblo (solo hay uno). En la recepción, una señora bastante poco simpática nos dijo que no tenía ninguna parcela libre sin reserva, pero después de un rato insistiéndole accedió a… ¡Enseñarnos cuatro parcelas! (Y eso que 10 minutos antes no tenía ninguna…). El caso es que por unos 30 euros pudimos montar nuestra tienda en un bonito y tranquilo camping, rodeado de montañas infinitas.

El camping no es muy grande así que tendrás bastante intimidad. Las zonas comunes están muy bien (hay mesas para comer, cocina y baños). Por la noche hace bastante frío (en verano; dudo que el camping esté abierto en invierno) pero, si tienes suerte y te encuentras con una noche despejada, prepárate para un gran baile de estrellas en el cielo.

Esta es, sin duda, la opción más barata para alojarte en Hallstatt (aunque tampoco es que sea una ganga de camping…), pero es un buen plan para tener una estancia larga en verano y disfrutar varios días de las zonas de baño y del encanto de este lugar sin rascarnos demasiado el bolsillo.

Consejo: reserva parcela antes, no vaya a ser que el día que llegues la señora tenga un mal día y no quiera darte ninguna 😉

hallstatt_03

Cómo llegar a Hallstatt

Nosotros incluimos Hallstatt dentro de nuestro road trip europeo, así que llegamos allí en coche directamente desde Praga, los 300 kilómetros más largos de mi vida (tardamos más de 5 horas…). Pero lo habitual es hacer una excursión de un día (o más) desde alguna ciudad cercana como Salzburgo o incluso Viena.

Hay dos formas de llegar. En autobús, que te deja directamente en el pueblo, o en tren. La estación de tren está al otro lado del lago, por lo que después tendrás que coger un barco y llegarás a Hallstatt por agua, como en la antigüedad.

Si esta es la opción que vas a escoger aquí tienes todo lo que necesitas saber. Está en inglés, pero es la mejor página que encontré con esta información.

 

Aparcar en Hallstatt 

En el pueblo hay dos o tres parkings, ya que en la calle está prohibido aparcar, y cuestan unos 15€ al día.

La otra opción y es que si tu estancia es más larga, te asegures de que el alojamiento que cojas tiene parking incluido. En nuestro caso, tanto el hotel como el camping que utilizamos tenían aparcamiento gratuito dentro de sus recintos. Así que pudimos ahorrarnos el parking :)

2 Comment

  1. Hola María! Yo conocí Hallstatt este verano. Cuando estaba planificando mi ruta en Interrail solo tenía clara una cosa, pasar por allí. Solo estuve un día y la verdad que me quedé con ganas de mucho más… Junto con el Lago Bled en Eslovenia es el sitio más mágico en el que he estado.
    ¡Estoy segura de que volveré! :)
    Un abrazo

    1. M. Ares says: Responder

      ¡Hola Fani! Muchas gracias por tu comentario, y por compartir tu pasión por Hallstatt :) Me alegro de que también hayas conocido este rincón mágico en verano… ¡Seguro que cayó más de un baño en el lago! Parece mentira que existan lugares así hasta que los conoces…
      ¡Yo también volveré seguro!
      Un besazo y gracias :)

Deja un comentario

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>