3 días de lluvia (y Gasthof) en la Selva Negra

DSC_0848

Durante nuestro road trip europeo pasamos unos días en la Selva Negra alemana (‘Schwarzwald‘ en alemán). Un macizo montañoso al sudoeste del país que ocupa unos 160 kilómetros de largo y 60 de ancho y que, aunque su nombre se refiera a el como “negro”, lo cierto es que su color es el verde. O más bien, toda la gama cromática de verdes.

map

Da igual que punto de esos 160 km elijas para empezar tu viaje o para montar tu base de operaciones, porque el paisaje no varía de una punta a la otra. Densos bosques de abetos y pinos que apenas dejan penetrar la luz, carreteras estrechas y empinadas y puertos de montaña, lagos de ensueño, pueblos de cuento, el valle del Rin al oeste y ese olor a lluvia que nunca le abandona.

DSC_0932 copia

DSC_0922 copia

Como la lluvia no nos dio tregua en 3 días y estábamos cansados después de un mes en la carretera, cancelamos la mayoría de excursiones y visitas planeadas y nos dedicamos a descansar y a conocer otra parte de la cultura alemana: ¡los Gasthof!

Para mi, uno de los grandes descubrimientos del viaje.

1c¿Qué es un Gasthof? 

Los Gasthof son hoteles de montaña típicos de zonas muy húmedas de Europa como Alemania, Austria o Suiza. Podríamos compararlo con lo que en España es una “casa rural”.

Estos Gasthof no son hoteles grandes, incluso parecen simples y encantadoras casitas de campo vistos desde fuera (mis favoritos son los que se encuentran en medio de la nada). Tienen pocas habitaciones con privilegiadas vistas al campo y la comida… ¡Ay, la comida! En los Gasthof, la parte del restaurante tiene tanta (o más) importancia que la parte del hotel. Por eso, ¡lo mejor de alojarte en un Gasthof es comer allí!

La gastronomía alemana tiene mucha tradición de “platos calentitos” (guisos y estofados, sopas, purés, etc.). Y la verdad es que después de una ruta por la montaña o un húmedo paseo entre pinos, abetos y lluvia, comer y alojarte en un Gasthof es todo un placer.

DSC_0896 copia

Y así fue como nuestra ruta por la Selva Negra se convirtió en una ruta por Gasthof de la Selva Negra de los que casi ni salimos. Tres días de invierno en pleno agosto, con olor a chimenea, a guiso de carne y a césped mojado. ¡Puro placer!

Estos son los tres Gasthof que elegimos, en tres localizaciones diferentes, que sirven para conocer la Selva Negra :) el profundizar más o menos en la zona depende de lo que quieras moverte (y mojarte). Let’s go!

 

1Hotel Neuenfels (Badenweiler)

[ver web | ver mapa] El primero al que fuimos estaba en Badenweiler, un pueblo “residencial” en el sudoeste de Alemania, justo en la frontera con Francia y Suiza. Este pueblo es famoso por sus termas romanas y por formar parte de la ruta por las termas de la Selva Negra.

Pero lo que es el pueblo en si, no es muy bonito. De hecho, de no haber encontrado esta oferta en Booking nunca hubiera ido y la verdad, tampoco me aportó nada conocer Badenweiler. Buscábamos un sitio en el que descansar y eso lo conseguimos :)

DSC_0622
El hotel por fuera

¡Y cómo no conseguirlo en un lugar así! El hotel es precioso y se encuentra al final del pueblo, por lo que es súper tranquilo, sin ruido ni perturbaciones. Nuestra habitación tenía dos terrazas y unos grandes ventanales con vistas, por los que disfrutamos de la lluvia durante horas tirados en la cama. Salíamos a la terraza de vez en cuando a respirar aire fresco y volvíamos a la cama. Y así todo el día.

En el hotel nos dijeron que había una ruta muy bonita por los alrededores, pero esa tarde llovió durante cinco horas seguidas así que la mejor opción que encontramos fue quedarnos viendo llover por la ventana. Después paseamos un rato por el pueblo y cenamos en el único restaurante que todavía estaba abierto a las 8 de la tarde…

IMG_4993 copia
Nuestra habitación y su radiador a tope :-)
IMG_4998 copia
Vistas al jardín desde una de nuestras terraza

No probamos la comida del hotel, pero el desayuno, sin duda, el mejor de todo el mes por Europa. Y las verdes vistas desde el restaurante hacen que la experiencia mejore.

Estuvimos tan a gusto en este hotel que hasta preguntamos si podíamos quedarnos una noche más, pero estaba todo lleno. Y casi que me alegro porque así, después de un par de horas de carretera más, llegamos al siguiente hotel, un Gasthof muy muy auténtico…

 

3Höhenhotel & Restaurant Kalikutt (Oppenau)

[ver web | ver mapa] Sin duda, el Gasthof que más me gustó. Se encuentra más o menos a una hora y media en coche de la anterior localización, cerca del pueblo de Oppenau, y de camino paramos a pasar la mañana en Gengenbach, uno de los pueblos más impresionantes de Alemania!

Solo 13 kilómetros separaban Gengenbach de nuestro Gasthof, así que nos dirigimos a él para resguardarnos de la lluvia y pasar una tarde de lo más relajada. Cuando llegamos al que sería nuestro hogar ese día, lo que nos encontramos no nos pudo gustar más!

DCIM101GOPRO
Esa casita blanca es el Gasthof. ¡Impresionante!

Nuestra habitación tenía una bonita terraza llena de flores con vistas a la Selva Negra y a algún que otro animalillo. Descansamos un rato y después salimos a hacer una ruta por los alrededores del hotel, pero la lluvia hizo que lo dejáramos en un pequeño paseo. Hay muchos lugares bonitos para pasear en esa zona, de hecho, en el Gasthof te prestan cualquier material de montaña que puedas necesitar, como botas, abrigos o mochilas.

IMG_5093 copia
Habitación, terraza con florecillas y vistas :-)
DCIM101GOPRO
En nuestro paseo por la Selva Negra encontramos esta torre de madera!

Pero lo mejor del hotel, sin duda, es el restaurante. La sala está rodeada de una gran cristalera con vistas a la Selva Negra, como todas las ventanas del hotel, y el olor a leña te hace sentir como en casa. Allí descubrimos el spätzle, que es una especie de pasta típica alemana acompañada con queso (y ya no pude separarme de ella) y probé la crema de verduras más rica que me he comido nunca (aunque no logré averiguar qué llevaba). Al terminar la cena el chef salió a saludar, una por una, a todas las mesas.

 

33Gasthaus Zur Staude (Triberg)

[ver web | ver mapa] Desde Oppenau pusimos rumbo a Triberg y de camino paramos en Schiltach, uno de los pueblos más bonitos de la Selva Negra. Es parecido a Gengenbach, pero más pequeño y menos turístico. Me gustó mucho más :)

Más o menos otra hora y media de viaje por carreteras que cruzan el corazón de la Selva Negra, rodeadas de inmensos prados verdes, abetos, pinos… Subir un puerto, bajar otro puerto, coger un desvío… Y encontramos nuestro tercer Gasthof en una localización inmejorable: nada por aquí, nada por allá! Solo naturaleza rodeaba nuestra nueva encantadora casita, en la que pasamos otro día de lluvia y comida de invierno.

DSC_0927
Los dueños de todos esos coches no se alojaban en el hotel… ¡Estaban ahí solo para comer!

La habitación, de madera por dentro, no podía ser más acogedora. Además, disfrutamos de una sauna que se encontraba en otra casita de madera a parte del hotel. Y después nos hinchamos a carne con spätzle. El restaurante es la sala de estar de una casita de cualquier pueblo de montaña, con chimenea, cortinas de colores y fotos antiguas por todas las paredes.

IMG_5153 copia
Vistas desde la habitación

La lluvia y la niebla no dieron tregua ese día, así que nos olvidamos de la excursión por las cascadas de Triberg y nos conformamos con pasear por los alrededores del hotel.

IMG_5151 copia

DSC_0916 copia
Nos mojamos mucho, pero valió la pena!

4 Comment

  1. Hola, María! Tienen una pinta magnífica esas Gasthof! Habrá que volver para poder disfrutarlas 😛 Bueno, muchas gracias por citarnos, y lamento que el viaje fuera tan pasado por agua! Saludos!

    1. M. Ares says: Responder

      Muchas gracias por comentar :)
      He puesto vuestro enlace porque es de donde había sacado la info para visitar las cascadas, aunque al final tuve que dejarlo para una próxima vez… Siempre está bien tener una excusa para volver jeje
      ¡Un abrazo!

  2. Laura says: Responder

    Buenas, siempre que viajo por montaña para ahorrarme dinero duermo al aire libre o en refugios de montaña, saben si en la selva negra había refugios de montaña gratis, los típicos que solo son 4 paredes, un saludo

    1. M. Ares says: Responder

      Hola Laura.
      La verdad es que no lo sé, yo dormí en varios campings pero no llegué a ver ningún refugio de montaña aunque seguramente los haya, no tengo duda! 😉

Deja un comentario

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>