Escapada de invierno: Ucero y el Cañón del Río Lobos

ucero

Ucero es una pequeña villa medieval de la provincia de Soria que se encuentra a las puertas del Cañón del Río Lobos, un paraje natural de increíble belleza y bastante desconocido. Por su proximidad (a penas diez minutos de la entrada), Ucero es el lugar perfecto para alojarte mientras dedicas un par de días a explorar el cañón, sus cuevas, sus numerosas rutas de senderismo e incluso el avistamiento de aves rapaces como buitres o águilas.

Tuve la suerte de visitar este bonito y escondido regalo de la naturaleza después de una gran nevada, por lo que el paisaje, vestido de invierno, ganaba en belleza.

ucero rio

La magia templaria del Cañón del Río Lobos

El Cañón del Río Lobos es la entrada al parque natural de mismo nombre, que recorre más de 25 kilómetros uniendo Burgos con Soria. Se puede llegar a él en coche siguiendo la carretera desde Ucero, y una vez allí, dejar el coche en alguno de los dos aparamientos señalizados. El primero está a la entrada y el segundo a unos dos kilómetros, lo único que hay que tener en cuenta si se visita en invierno es que el estado de la carretera puede ser muy malo. En ese caso, se recomienda no continuar hasta el segundo aparcamiento. El día que yo lo visité, aunque había bastante hielo y nieve en la carretera, pudimos avanzar con el coche sin ningún problema.

img_0586

Después de aparcar, se pueden hacer una multitud de rutas de diferente dificultad para recorrer el parque (consulta aquí todas las rutas). El primer tramo de camino desde el aparcamiento llega hasta la Ermita de San Bartolomé. Después puedes continuar hasta El Castillo de Ucero, el Puente de los Siete Ojos o Cabeza Gorda.

ermita de san bartolome

El punto del cañón en el que se encuentra la Ermita de San Bartolomé no es solo otro sitio más que visitar, de eso te das cuenta desde que pones un pie en el lugar. La magia templaria resuena en el eco de las cuevas (la Mayor y la Menor) que miran de frente a la ermita desde tiempos inmemoriables. En ambas cuevas se puede entrar y jugar a descubrir las pinturas rupestres que se esconden en sus paredes.

cueva menor

cueva ermita

Las cuevas se encuentran a la derecha de la ermita, hacia la izquierda hay un camino que te permite subir hasta la “ventanita” que se ve en la montaña. La subida no es muy dura y resulta más corta de lo que parece, y el premio son unas impresionantes vistas panorámicas del cañón que te dejarán sin habla. Es ese mismo punto recuerdo decir que era el sitio más bonito que había visto nunca. ¡Y con razón!

vistas cañon rio lobos

ventana cañon

Mirador de La Galiana

Pero para tener una vista panorámica del cañón en todo su explendor hay que subir al Mirador de la Galiana. Se llega a él por la misma carretera que une Ucero con el Cañón del Río Lobos, pero girando a la derecha en la entrada del cañón y subiendo el puerto, despacito, porque la carretera es muy estrecha y tiene algunas curvas demasiado cerradas.

miradpr de la galiana

Desde arriba se ve la entrada al cañón y el río Ucero. Y si tenéis suerte podréis ver muchos buitres leonados que habitan la zona. Es muy impresionante ver de cerca lo grandes que son sus alas y cómo vuelan en círculos, acechando…

También verás buitres mientras recorres a pie el cañón, hay muchísimos. Oirás sus gritos y distinguirás su silueta entre los picos del cañón. Pero no solo eso, está zona es muy rica en fauna. Si controlas un poco y vas armado con unos prismáticos podrás avistar al águila imperial, el halcón peregrino, rapaces nocturnas como el búho real o la lechuza y mamíferos como jabalíes, corzos, zorros, liebres, nutrias, ardillas, conejos…

mirador de la galiana

Ucero

Ucero es una buena opción para alojarse no solo por su proximidad al cañón, sino porque además es una villa acogedora, tranquila y cargada de historia, coronada por las ruinas del Castillo de Ucero. Parece que el tiempo no ha pasado por sus calles ni por sus casas, solo hace falta mirar, por ejemplo, la casita de la escuela para transportarte a otra época.

  • Dónde dormir. Hay varios alojamientos rurales para elegir en el pueblo: mi elección fue la Posada Los Templarios. Una casa de piedra muy cuidada y acogedora, igual que las habitaciones: de madera y con vistas al pueblo. Nos costó un poco encontrarla, porque está medio escondida detrás de la iglesia del pueblo. La posada también cuenta con un spa-cueva que aunque no lo disfruté mucho (no soy muy fan de los jacuzzis comunitarios), es bonito y tiene algo especial con sus paredes de cueva.

río ucero

  • Dónde comer. Si te alojas en Los Templarios, en el restaurante del hotel puedes comer rico y casero algún día. Pero el restaurante que destaca es un asador que está en la carretera de entrada al pueblo: La parrilla de San Bartolo. Comida de primera calidad. El Balcón del Cañón es otro restaurante que se encuentra enfrente al anterior pero que no llegué a probar.

 ucero

1 Comment

  1. […] Calatañazor aprovechando mi fin de semana en el Cañón del Río Lobos. Si estás por la zona, tienes la excusa perfecta para acercarte a este pueblito congelado en el […]

Deja un comentario

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>