Lola Hierro: “No puedes venir al mundo para estar cruzado de brazos”

LOLA

Me gusta Lola Hierro. Mucho. Y no solo por ser una viajera genial ni por tener uno de los blogs que más me inspiran del mundo, Reportera Nómada, por el que me pierdo siempre que tengo un rato libre. Es que además de viajera, Lola es periodista de los pies a la cabeza. Periodista de la vieja escuela, diría. De esos que todavía salen a la calle y les emociona vivir las cosas, no leerlas por Twitter.

Me gusta Lola porque admiro su valentía, su coraje, su forma de escribir y de transmitir… Me gusta su historia de autorealización, de lucha y la pasión que pone en lo que hace. Y habitualmente, cuando acabo de leer algo suyo, pienso eso de “cuánto me gustaría escribir algo así”. Sus reportajes son la voz de tantos y tantos silenciados. Desde los que son obligados a recoger excrementos con sus propias manos en India hasta la trata de mujeres en los invernaderos de Roquetas de Mar (Almería).

Lola escribe sobre las injusticias, sobre el hambre, la discriminación, el maltrato, la esclavitud, la pobreza. Escribe y escribe sobre esa parte olvidada del mundo. Y hace que nos preguntemos, a diario, cómo podemos tantos estar sentados en una oficina mientras todo eso está pasando ahí fuera… No en vano sus fotos y sus reportajes ya han sido premiados.

Llevaba semanas con el run run en la cabeza de entrevistar a Lola. ¿Por qué no escribirle? Me dije una mañana a horas intempestivas mientras iba por Eloy Gonzalo de camino al trabajo. Tal vez me responda. Llevaba semanas triste, desencantada, y necesitaba un chute de inspiración. Estudié periodismo porque quería contar historias de personas, no de cosas. Y la verdad es que hoy no cuento historias de nada y eso me pone triste. Así que busqué inspiración en una persona… ¡Y la inspiración llegó! Gracias a Lola, a su amabilidad y a sus palabras que llegaron como una bomba desde África directas a explotar en mi escritorio.

Eternamente agradecida por esta pequeña charla virtual que me ha enseñado mucho.

¡Os dejo con ella! :)

lolahierro4
Todas las fotos de esta entrada son de Lola y puedes encontrarlas en su blog / FB

Hace unos meses leí un post que, en realidad, escribiste en el 2010: ‘vivir peligrosamente’. Me encantó. ¿Cuál fue el ‘clic’ que te hizo tomar la decisión de dejarlo todo e irte?

Fue un momento importante porque se juntaron factores a nivel personal y profesional que me llevaron a cambiar el rumbo. Por una parte, estaba frustrada con el trabajo porque vivía en plena crisis y en una ciudad pequeña donde no era capaz de conseguir un empleo que me llenara. Las cosas no estaban saliendo como yo las había planeado de niña y sólo lograba empleos precarios en los que no aprendía ni crecía. Y encima me acababa de quedar en paro. Luego estaba el asunto personal: por una serie de acontecimientos (ruptura de una relación larga, amistades que fallaron, gente nueva, problemas familiares…) empecé a plantearme si yo era como quería ser, si la vida que llevaba era la que de verdad quería llevar. La respuesta fue no. La siguiente pregunta que me hice fue: “entonces, ¿cómo quieres ser y qué quieres hacer?” Así inicié un proceso que yo llamo desaprender y que consiste en quitarte de encima todo lo que te han inculcado y que en realidad te supone un lastre, y empezar a vivir como realmente te gusta. Todavía sigo inmersa en ese proceso pero creo que he progresado, ahora estoy más contenta con lo que soy y lo que hago. 

Me gusta que dices en ese post que no quieres destacar tú, sino hacer un trabajo que destaque por sí solo. ¿Qué balance puedes hacer ahora, cinco años después de haberlo escrito? 

El balance es muy bueno porque estoy cumpliendo una meta: dar voz y visibilidad a personas que están viviendo una situación complicada y necesitan que se les escuche y se les tenga en cuenta. Yo entiendo el periodismo como un servicio público, lo digo siempre, que debe contribuir a mejorar el mundo. Hay muchas maneras de hacerlo: los médicos curando, los profesores educando, los ingenieros dotando de agua limpia a quienes no tienen… Los periodistas contribuimos poniendo luz sobre aquellos problemas que deben conocerse para que luego los organismos hagan lo que tengan que hacer para remediarlos. Es muy idealista, pero tampoco se puede venir al mundo para estar cruzado de brazos. Yo, al menos, no soy capaz.

¿Has conseguido las cosas que te proponías entonces? (vivir con menos, ayudar a los demás con tu trabajo, prescindir de caprichos materiales…) 

En parte sí y en parte no. Ahora vivo con más que antes porque mi situación laboral y económica han mejorado, pero después de ver un trocito de mundo y de comprobar lo mal que viven algunas personas, creo que soy mucho más consciente de lo que consumo. Por ejemplo, después de ver a niños morirse de hambre, literalmente, me he vuelto muy cuidadosa con la comida y no desperdicio nada. No vivo de viaje, sino que tengo un techo fijo pero es porque he encontrado un trabajo que de verdad me llena. Y en cuanto a ayudar a los demás, creo que indirectamente mi labor, como el de todos mis compañeros periodistas, sí cuenta. Aunque un reportaje sirva para ayudar a una sola persona, solo a una, ya merece la pena hacerlo.

lolahierrofoto
Melita Ziza se reúne con su hijo Shpetim en el interior de la prisión de Kruja. La familia de Shpetim cree que el chico tiene un trastorno mental llamado ‘mal de tierra’. Los médicos de prisión indican que padece epilepsia. Shpetim, condenado a cadena perpetua, rompe a llorar cuando ve a su madre. Kruja (Albania). Agosto 2010. / L. H.
lolahierrofoto1
Una mamá y su hijo tomando un baño de agua purificadora en el templo de la primavera de Ubud, en Bali (Indonesia). Febrero 2011. / L. H.
lolahierrofoto3
Pescando a primera hora de la mañana en la isla de Samosir, en Sumatra (Indonesia). / L. H.
La vendedora de flores tenía todos los ramilletes ennegrecidos por la ceniza del volcán Bromo, en Sumatra (Indonesia). / L. H.
La vendedora de flores tenía todos los ramilletes ennegrecidos por la ceniza del volcán Bromo, en Sumatra (Indonesia). / L. H.

O mejor aún: qué cosas has conseguido que no esperabas encontrar en ese camino.

Muchísimo aprendizaje, compañeros de oficio maravillosos que me motivan y hacen que mi ilusión se mantenga intacta y otro montón de personas que me han aportado cosas muy buenas.

Ahora además de emocionar con las historias que cuentas en tu blog, eres redactora de Planeta Futuro, coordinas el blog Migrados y escribes para otras secciones de El País. ¿Crees que es posible encontrar un trabajo de ese tipo (en nuestro sector) sin haber hecho antes algo por ti mismo?

Sí es posible: puedes tener un buen enchufe, el clásico básico para unos pocos elegidos. También puedes hacer un master con prácticas y, si lo haces bien y encima estás en el lugar adecuado en el momento adecuado, quedarte. No obstante, pienso que cuanto más hayas vivido, viajado, emprendido y creado, más y mejores herramientas vas a tener. Eso te va a convertir en mejor profesional y va a permitirte destacar por encima del resto. Si tuviera que contratar a alguien como reportero, elegiría mil veces antes a un chico que viaje, que tenga un blog y se lo curre aunque solo lo lean sus padres, que estudie algún idioma por puro amor al arte o que haga cursos de cosas, aunque sea de horticultura. Eso me demostraría que es una persona con inquietudes y con ganas de aprender y mejorar. Los conocimientos académicos son importantes, pero en el periodismo hace falta mucho más que sacar buenas notas en la carrera.

¿Animas a la gente a hacer cosas por sí mismos, sin esperar nada a cambio, o a buscar trabajo desde antes de terminar la universidad? 

Siempre animaré a todo el que me pregunte a hacer cosas por uno mismo, independientemente de si quiere ser periodista o carnicero. Es algo que te enriquece, así que siempre se recibe algo a cambio. Y sí, también recomiendo buscar trabajo antes de acabar la universidad. Yo empecé a escribir en un periódico cuando terminé el primer año de carrera. Obviamente no hacía súper reportajes, era una novata y durante el primer mes solo me dejaron la página del tiempo y la agenda cultural. Hay que ir paso a paso, trabajar duro y tener paciencia. Todo suma en tu proceso de aprendizaje, todo cuenta. Nunca digas que no a una oportunidad de aprender o de mejorar.

lolahierroo

Formo parte de una generación de periodistas que ha perdido la ilusión por ese oficio. ¿Dónde buscar inspiración? ¿Cómo recuperar la ilusión? 

Tu afirmación es victimista. El oficio del periodismo siempre ha estado mal: muchos periodistas, poco trabajo y mal pagado. No es cosa de tu generación, sino de todas. Lo que tu generación sí tiene es una herramienta maravillosa de la que no gozaron nuestros antecesores: Internet. Hoy no necesitas que el director de un diario o de unos informativos te contrate. Tú puedes hacer un buenísimo trabajo y publicarlo en tu blog, puedes ofrecer tus historias como freelance a medios de comunicación de todo el mundo y, si eres buena en lo que haces, al final acabarás llamando la atención, como les está pasando a tantos compañeros que a fuerza de currárselo y de exponer su trabajo en Internet están consiguiendo hacerse un hueco. No digo que sea fácil, no digo que nos vaya a pasar a todos, pero sí digo que antes eso era imposible y ahora hay una ventana abierta. Quienes necesiten un extra de motivación deberían escuchar a los reporteros Gervasio Sánchez y Enrique Meneses. A ambos los considero mis maestros en el oficio y su trabajo debería ser asignatura obligatoria en todas las universidades.

Puedes empezar por este vídeo con 10 consejos para periodistas de Enrique Meneses que yo hago totalmente míos. Y este otro, suyo también, que se titula “La única manera de triunfar es hacer lo que te gusta”.

Cuando cuento que lo que me gustaría es pasarme un año viajando y escribiendo y que no me identifico con la vida que llevo, nadie me entiende… Empezando por mis padres. ¿Cómo te lanzaste tú?

Tengo la suerte de que mis padres siempre me han apoyado en todas mis locuras (aunque mi padre, hasta hace bien poco, aún dejaba caer como quien no quiere la cosa que debería hacer oposiciones). Y me trae sin cuidado lo que piense el resto de la humanidad sobre lo que hago o dejo de hacer. Es verdad que todo es más fácil con la familia de tu parte, pero tu vida es tuya, así que haz lo que quieras con ella. Y, de todas maneras, yo creo que cualquier padre quiere lo mejor para sus hijos y que simplemente les da miedo que sigas un camino que para ellos quizá es desconocido e imponente, pero me la juego a que si realmente coges la maleta y te vas, ellos van a estar de tu lado. Luego, el asunto estrella: la pasta. Por lo menos para empezar tienes que hacerte un colchón de dinero que te permita empezar a rodar. Luego hay que planear muy bien qué vas a hacer y de dónde puedes sacar ingresos cuando comiences tu viaje.

Todavía no me he atrevido a viajar sola por mucho que lo pienso, lo mastico y lo requetemastico. ¿Cómo fue tu primer viaje en solitario y qué consejos darías para esa “primera vez”? 

Mi primer viaje en solitario fue con 20 años a un congreso mundial de cardiología en Nueva Orleans (EEUU), enviada por el periódico en el que trabajaba. No pasé nada de miedo porque era una inconsciente: me apuntaba a lo que fuera sin pensar en las consecuencias. En Nueva Orleans me fui con un motero llamado Matt en su Harley a hacerme un tatuaje, toda una irresponsabilidad, imagínate. Unos meses después me fui sola a un festival de Heavy Metal a Suecia y me hice muchos amigos allá… Ya ves, una loca. Pero entiendo que no todo el mundo está tan mal de la cabeza como yo en esos tiempos, así que el consejo que ahora yo le daría a un hijo mío es que se planteara metas fáciles para ir perdiendo el miedo: no tienes que irte a Sudán o a Filipinas tres meses de golpe. Elige un destino dentro de España y te vas un fin de semana. Luego te marchas un puente a una ciudad europea, a ver qué tal. Y, poco a poco, amplías horizontes.

Este verano has recibido el Premio de Periodismo de Manos Unidas por el reportaje El hambre escondida. (¡¡Enhorabuena!!) ¿Qué pensaría la Lola de hace 5 años si se lo hubieran contado entonces?

¡Gracias por las felicitaciones! Recibir el premio ha sido muy importante porque le hemos dado un poco más de visibilidad al terrible problema de la malnutrición crónica en Etiopía. Si me hubieran dicho hace cinco años que iba a ganar un premio por un reportaje publicado en un periódico me hubiera quedado patidifusa, porque en esos tiempos yo era teleoperadora y me sentía pesimista con mi futuro profesional. No sé qué me hubiera sorprendido más: que me dijeran que iba a recibirlo o, simplemente, que iba a publicar mis reportajes en un medio de comunicación grande como es El País.

lolahierro2

¿Cuándo te diste cuenta de lo que te gustaba no era solo viajar, sino contar esas historias de las que nadie habla, pero existen?

Quise ser periodista desde niña, en 5º de EGB ya se lo contaba a mis profesores muy convencida. Es algo inherente a mí, no sé en qué momento se me ocurrió ni por qué. Es algo que siempre he dado por hecho que iba a hacer con mi vida.

Un viaje / experiencia que te haya cambiado para siempre. 

El mes que pasé en Etiopía. Viví un viaje interior muy intenso, me cambió en muchos sentidos y me ayudó a conocer mejor mis fortalezas y debilidades.

Tres momentos inolvidables de tu vida viajera. 

Hay demasiados momentos, no puedo elegir tres. Pero sí te puedo decir los tres viajes que más me han enseñado a volar: Bosnia en 2010, Escocia en 2013 y Etiopía en 2014. Fueron muy intensos para el espíritu y muy emotivos. Aprendí y desaprendí mucho.

Si mañana te llamo para contarte que he dejado mi trabajo y me voy en busca de historias que contar… ¿a qué país me mandarías?

Yo no puedo responder a esa pregunta. La premisa que planteas implica un cambio muy grande en tu vida y yo no soy quién para decirle a nadie dónde ir. Lo que sí puedo recomendarte es que vayas a un país que sea informativamente caliente para que sea más fácil vender historias a medios de comunicación y, a ser posible, que no sea muy caro. Cuanto más te dure el dinero, más tiempo te podrás quedar ahí.

También sueño con devorar África. ¿Por dónde me recomendarías empezar? 

Mucha gente me hace esta pregunta, pero no me veo capaz de responderla porque yo solo conozco tres países de África subsahariana: Etiopía, Kenia y Tanzania. Teniendo en cuenta que el continente está formado por 55 países -56 con el Sáhara- no es razonable que me crea con autoridad para recomendar nada. No obstante, cualquiera de los tres que conozco me parecen una gran elección para cualquier viajero que no haya visitado ninguno antes; yo me metí de lleno en Etiopía durante un mes sin haber pisado antes esta parte del mundo y me fue genial. Y lo mismo con los viajes siguientes. Amo los tres y a los tres volvería una y otra vez. De hecho, es lo que estoy haciendo últimamente.

lolahierroafrica
Unos empleados masai llevan cerveza a The Rock restaurant / L. H.

¿Cuál fue el mejor consejo que te dieron cuando estabas en la universidad? Y, ¿cuál es el consejo que darías tú ahora a los jóvenes periodistas que, literalmente, no saben por dónde empezar?

No recuerdo ningún buen consejo de mi época universitaria. Cursé la carrera en la Complutense, donde el plan de estudios, en mis tiempos, era una porquería y estaba totalmente alejado de lo que un estudiante debe hacer y aprender para convertirse en periodista: ninguna práctica y sí mucha teoría inútil. Inútil porque en 14 años aún no he aplicado nada de esas insufribles lecciones de Semiótica de la comunicación de masas o fundamentos psicosociales de la información, por ejemplo. Aún no sé para qué sirven. Desde luego, no para convertirse en reportero. Lo que sí saqué en limpio después de haber sobrevivido a la parte académica del Periodismo y de llevar muchos años practicándolo es que el nuestro es un oficio y, como tal, se aprende con la experiencia, en la calle quemando suela y buscando historias para contarlas, no en las aulas ni en las oficinas ni en las redacciones de los periódicos apalancados en una silla. Enrique Meneses siempre daba un consejo que yo hago mío: ir, ver, oír, volver y contar.

 


  • Recomiendo el blog de Lola sobre todo a esos ‘pequeños’ periodistas que han tirado la toalla antes de empezar. Os prometo que os obligará a recogerla del suelo.
  • También puedes leer sus reportajes escritos en El País. Me encanta todo.

Deja un comentario

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>