Desembarco de Normandía (para principiantes)

01portada

Como sabéis, el Desembarco de Normandía por parte de los ejércitos aliados, que cambió el curso de la Segunda Guerra Mundial y también de nuestra historia, se produjo el 6 de junio de 1944 (el famosos “Día D”) bien tempranito.

Para los amantes de la historia, recorrer este territorio del norte de Francia es toda una delicia porque todavía hoy son múltiples los lugares emblemáticos que se conservan de aquellos días, no solo las propias playas del Desembarco si no también infinidad de búnkers, tánques, cementerios, museos o memoriales con todo tipo de objetos e información sobre los hechos.

Lo ideal es, por un lado, hacer esta ruta en coche (porque eso te da mayor libertad para moverte y elegir los sitios que quieres visitar, sin depender del transporte público), y por otro, dedicarle al menos 4 días de viaje para poder hacerla con calma. En mi caso, incluimos esta zona dentro de una ruta en coche por Europa que no nos dio más margen que 1 día para visitar algunos lugares del Desembarco.

Por eso este post se llama ‘Desembarco de Normandía para principiantes’. Si tú tampoco tienes mucho tiempo, o pasas por Normandía de camino a otro sitio, esta mini ruta es ideal para un primer acercamiento!

01mapa

Un poco de historia… Si, ya sé que ya te la contaron en el colegio. Pero, ¿la recuerdas?

En 1944, antes de que se produjera el desembarco, Hitler se debilitaba por la derrota de Stalingrado y parte de sus tropas comenzaban a retirarse. Por eso, una repentina brecha en Occidente a los pocos días de aquella derrota, fue el golpe perfecto para dejar al ejército alemán fuera de juego y liberal la Francia ocupada.

Era el principio del fin, que todavía se haría esperar un año más.

Sin embargo, Hitler había sido precavido. Estaba claro que no soltaría Francia así como así. Su defensa fue el conocido como “Muro Atlántico“: una línea de baterías a lo largo de toda la costa atlántica francesa (búnkers, cañones, puestos de defensa…) listas para defender su posición.

normandia
utah-beach

El 6 de junio de 1944, dos barcos americanos, dos británicos y uno canadiense (y 24.000 paracaidistas), atacaron desde la madrugada el “Muro Atlántico” del Fürer por tierra, mar y aire, en la llamada “Operación Neptuno” que para siempre sería recordada como el “Día D“. Ese día y los días posteriores, miles de hombres perdieron brutalmente la vida en las playas, el cielo y los acantilados de Normandía por una causa que hoy se nos antoja remota y lejana.

La mayoría de esos hombres no tendrían más de 25 años. Algunos incluso serían más jóvenes que yo, y ese pensamiento me revuelve las entrañas. ¿Te imaginas que tu hermano pequeño se tuviera que ir a la guerra así, de repente? No. Claro que no te lo imaginas. Ni yo. Porque el mundo que conocemos es muy diferente. Y si el mundo que tenemos es así, en parte, es gracias a ellos.

normandia1
zocalo

Gracias a los que vinieron a morir aquí, a la “vieja Europa”, en vez de ver crecer a sus hijos. Y a los que murieron por devolver la “Liberté, igualité, fraternité” a su patria robada.

El caso es que la hazaña de estos hombres en el “Día D” dio pie a la liberación de una Francia ocupada por los nazis y a la posterior victoria de la Segunda Guerra Mundial por los ejércitos aliados. En total fueron 125.000 los soldados de distintas nacionalidades los que participaron en este tremendo episodio de nuestra historia y en los que es inevitable pensar, cada segundo, mientras recorres los escenarios de la guerra.

normandia2
jotdown

Ponte du Hoc

Empezamos a conocer el escenario histórico en este punto, que no es una playa en sí sino el acantilado que separa Utah Beach de Omaha Beach (las dos principales playas del desembarco). En este punto fue en el que desembarcaron 225 Rangers americanos (de los que solo 90 llegaron arriba) y aniquilaron al ejército nazi que se encontraba en los búnkers de esta zona.

Ponte du Hoc
Ponte du Hoc

Hoy se pueden visitar por dentro los búnkers que quedan en pie. Es impactante el olor que desprenden y las paredes llenas de agujeros de bala.

Un bunker por dentro
Un bunker por dentro
Vistas desde el bunker
Vistas desde el bunker

05

El terreno, en el que hoy pastan las ovejas, está lleno de cráteres y agujeros de varios metros de profundidad, cicatrices imborrables de una guerra que, no hace tantos años, dividía nuestro mundo en dos.

Las vistas desde el acantilado son impresionantes.

Por estos acantilados tenían que escalar los soldados
Por estos acantilados tenían que escalar los soldados

En la entrada hay un parking gratuito y también un museo memorial sobre la batalla de esta zona.

Omaha Beach

Omaha es la principal playa del desembarco, que se extiende durante 8 kilómetros recorriendo los pueblos costeros de Vierville-sur-Mer, Saint-Laurent-sur-Mer, Colleville-sur-Mer y Honorine-des-Perte. La playa se puede recorrer entera por una carretera que conecta los cuatro pueblos.

06

La mañana que pasamos por allí, la marea estaba alta, así que solo pudimos ver unos pocos metros de esos 8 kilómetros de playa. Por ello te recomiendo que si haces este viaje con tiempo suficiente para elegir que día visitar las playas, estés pendiente de las mareas… No te vaya a pasar los mismo.

012

Como curiosidad, leí ese día algunas historias de paracaidistas americanos que gracias a su torpez en el aterrizaje pudieron salvar sus vidas. Uno de ellos se quedó enredado en la copa de un árbol, y pudo hacerse el muerto mientras soldados nazis pasaban por debajo buscándole, y otro también se hizo el muerto durante horas en la cima del campanario de una iglesia.

A los que no tuvieron tanta suerte puedes visitarlos en los distintos cementerios de la zona, especialmente en el Cementerio Americano.

Cementerio y Memorial Americano de Normandía

Aunque siempre suelo visitar algún cementerio en mis viajes (no porque sea una morbosa, sino porque el arte, la historia y la mística de esos lugares es única | si no me crees puedes echarle un ojo a la Ruta Europea de los Cementerios), he de reconocer que ninguno me rasgó tanto el corazón como el Cementerio Americano de Normandía.

Si paseamos entre los infinitos pasillos de tumbas que forman este cementerio con vistas a Utah Beach, contextualizando lo que allí pasó, es imposible que no se te apriete el nudo del estómago.

08
Cruces para los cristianos y estrellas para los judíos

Los cuerpos de 9.387 (que se dice pronto) jóvenes reposan allí. Y me parece este un lugar más triste que el de cualquier otro cementerio que he visitado porque me pregunto cuántas madres y padres de esos chicos habrán podido venir desde América para poner flores a sus hijos. Cuántas viudas habrán paseado entre las tumbas buscando, con el corazón en la garganta, el nombre de su amado. O cuántos hijos habrán venido, con sus hijos de la mano, a contarle la historia del abuelo.

010

Me entristece pensar en una persona haciendo ese viaje. Pero creo que me entristece aún más pensar en una persona que ha soñado toda su vida con hacer ese viaje y al final, nunca pudo hacerlo. Y a la vez, me siento un poco intrusa, junto con todos los turistas que pasean conmigo, por estar pisando unas tumbas que no nos corresponden.

011

Después de esta visita, abandonamos los escenarios del Desembarco de Normandía y ponemos rumbo a nuestro siguiente destino (Ámsterdam). ¡La carretera nos espera de nuevo! Pero me llevo una sensación rara y contradictoria conmigo. Por un lado estoy feliz por haber venido, por haber invertido mi tiempo y mi dinero en este pedacito de historia. Por ser una de las pocas alumnas que recuerda aquellas palabras de su profesora de historia del colegio: “el que no conoce su historia, está condenado a repetirla”.

Y por esforzarme con todas mis fuerzas por conocer pedacitos de historia de este mundo tan inmenso y fascinante en el que vivimos.

Pero por otro lado, inevitablemente me entristece que el paso del tiempo vaya quitándole importancia a sucesos como este. Que las generaciones que vienen no sientan la necesidad de visitar este lugar y que las generaciones pasadas se vayan borrando, llevándose con ellos los recuerdos de aquellos años oscuros. Tal vez el Desembarco de Normandía, el más grande de la historia, ya no importe a casi nadie, y que con el tiempo solo sea una hoja subrayada con colorines que tienes que estudiar para un examen de Bachillerato.

Entonces entiendo que precisamente por eso existen estos “lugares recuerdo” (como Oradour sur Glane). Para no permitirnos olvidar.

07

Nos dejamos muchos lugares en el tintero, como las demás playas del Desembarco (en total son 5: Utah Beach, Omaha Beach, Gold Beach, Juno Beach y Sword Beach), los principales museos y las localidades de Bayeux y Caen. ¡Y sus vecinos acantilados de Etretat!  Lo que por otro lado es una excusa perfecta para volver :)

  • Si queréis profundizar más en el “Día D” y en las historias de sus protagonistas, os recomiendo leer esta entrada de Antonio (viajesyfotografía.com) y la historia de Francisco Montesinos. Historias como esa son las que nos hacen no olvidar.

Deja un comentario

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>