Descubre Brujas en 24 horas

portada

Brujas es una ciudad que enamora a simple vista y desde luego, una de las más bellas de Europa. A pesar del paso del tiempo, ha sabido conservar su encanto milenario manteniéndose prácticamente tal cual era en la Edad Media. Y por eso está reconocida Patrimonio Histórico de la Humanidad por la UNESCO desde el año 2000.

Por sus canales, sus empedrados medievales, sus casas de cuento, sus iglesias y sus coches de caballos, bien podría ser el decorado irreal de una película de Navidad. Pero lo mágico de Brujas reside precisamente en eso: todo es real. Restaurando y cuidando para que hasta el más mínimo detalle te traslade al medievo.

Un paseo por Brujas de 24 horas es suficiente para conocer la ciudad, ya que es bastante pequeña y entre una punta y otra no hay más de 20 minutos caminando. Pero sí de verdad quieres empaparte de Brujas, saborearla y bañarte en su esencia, necesitas mínimo dos días para recorrerla. Esto es lo que no te puedes perder en tu viaje a Brujas.

cines minnewater brujas

Grote Markt 

(ver mapa) La plaza mayor de Brujas, con sus casas de colores del siglo XV y XVI y sus fachadas de tejados puntiagudos, es pintoresca y curiosa a los ojos del viajero. En ella se encuentra el edificio Hallen con la torre Belfort, un campanario de 83 metros de altura que es también es el mejor mirador de la ciudad. Puedes disfrutar de las espectaculares vistas después de subir sus casi 400 escalones (cuesta unos 9 euros).

Plaza Burg 
plaza burg

(ver mapa) Al lado de la plaza mayor se encuentra esta otra, mucho más pequeña, pero que esconde una codiciada joya: la Basílica de la Santa Sangre. Dentro guarda con recelo un frasco con la sangre de Cristo, que cada año, en el mes de mayo, sacan en procesión por todo el centro de la ciudad. En Burgplein también se encuentra el Ayutanmiento de Brujas y un arco que antes era la puerta de entrada a la ciudad. Cuenta la leyenda que un vecino de Brujas se dejó esta puerta abierta aposta facilitando la invasión de la ciudad, y como castigo le cortaron la cabeza y la colgaron en el lugar. Una réplica de la cabeza sigue incrustada en este arco con la misma expresión de horror que tuvo que poner aquel vecino mientras lo decapitaban.

Vismarkt o Mercado del Pescado

antiguo mercado del pescado de brujas

(ver mapa) Este pequeño mercado de columnas data de 1821 y antiguamente era la lonja de pescado. Hoy alberga un mercado de artesanía todos los días a excepción de los sábados, cuando vuelve a sus origines celebrando semanalmente el mercado de pescado fresco.

Simon Stivenplein 
simon stivenplein

(ver mapa) A esta plaza, dedicada al matemático Simon Stiven (considerado el “padre de los números negativos”), se llega bajando por la calle Steenstraat desde Markt. Aquí podéis visitar la tienda de uno de los chocolateros más famosos de Bélgica, Dominique Persoone. Entre sus inventos chocolateros se encuentra una máquina para esnifar cacao que regaló a los Rolling Stones en el 60 cumpleaños de Ron Wood. Sus satánicas majestades decidieron celebrar en el país flamenco la fiesta de cumpleaños y encargaron a Dominique crear un postre único. Lo que no se imaginaban era que el eminente chocolatero les sorprendería con una original máquina para esnifar cacao. Dicha máquina se vende en esta tienda de Brujas por 45 euros.

Onze-Lieve-Vrouwekerk o Iglesia de Nuestra Señora 
iglesia de nuestra señora brujas

(ver mapa) Es conocida no solo por tener una de las torres de ladrillo más altas del mundo (122 metros), sino porque en su interior se guarda la “Madonna de Brujas“,  la famosa Virgen con el Niño de Miguel Ángel que es la única de sus obras que salió de Italia mientras él vivía. También fue secuestrada por los nazis durante el robo de arte más grande de la historia (aquí puedes leerlo).

Bonifaciusbrug o puente de San Bonifacio

(ver mapa) A él se puede llegar atravesando una puertecita verde que hay a la derecha de la Iglesia de Nuestra Señora. Es el puente más fotografiado de Brujas desde el que se pueden ver pequeñas casas de madera, las construcciones originales de los hogares en Brujas. Aunque debido a la humedad que producían los canales, tuvieron que abandonar esta practica porque las casas acaban descomponiéndose. Aquí también se encuentra una escultura del humanista español Juan Luis Vives.

Sint Salvatorskathedraal o Catedral de San Salvador
catedral de san salvador bruas

(ver mapa) Construida en el siglo X (hasta el XIX no fue considerada catedral), es la iglesia más antigua de Brujas y a penas ha sufrido daños y modificaciones a lo largo de los años. En su interior se conservan algunas pinturas de Dirk Bouts y otras obras de arte que pertenecieron a la desaparecida catedral de San Donaciano (que antes se encontraba en este lugar).

Hospital de San Juan 

(ver mapa) Este hospital del siglo XII, uno de los complejos hospitalarios medievales mejor conservados de Europa, fue construido para cuidar a los peregrinos y transeúntes de Brujas y más tarde también a los enfermos, y funcionó como tal hasta que en 1978 se construyó un nuevo hospital general en Brujas. Entonces este pasó a ser un museo con obras de Hans Memling. También conserva algunas habitaciones originales y la farmacia, que se pueden visitar por 8 euros.

Rozenhoedkaai 
postal de brujas

(ver mapa) Junto con el “balcón de Brujas” es la foto más típica de la ciudad. En esta zona hay multitud de encantadores cafés y restaurantes con vistas al canal de Dijver. A pesar de ser de las zonas donde más aglomeraciones de turistas hay, pasar por este punto es una obligación en tu viaje a Brujas.

Canal de Dijver

(ver mapa) Este es uno de los canales más bellos de la ciudad y donde se encuentra la postal más típica de Brujas. A lo largo del canal hay un punto, popularmente conocido como “el balcón de Brujas”, al que puedes asomarte y ver la torre de Belfort al fondo y decenas de casitas reflejadas en el agua. En esta zona se acumulan los turistas con sus cámaras de fotos, ansiosos por llevarse a casa la estampa más bonita de esta ciudad de cuento.

Minnewater o Lago del amor
minnewater - lago del amor - brujas

(ver mapa) El encantador lago del amor es un enclave idílico y tranquilo en esta ciudad medieval, que alberga cientos de cisnes. La leyenda cuenta que una ciudadana de Brujas llamada Minna, enamorada de un hombre con el que su padre no la dejaba casarse, se refugió en esta zona de la ciudad y acabó muriendo en el lago. Su enamorado, con la fuerza del dolor, separó las aguas del lago y enterró en el fondo a su amada Minna, para que la esencia de su amor descansara aquí por los siglos de los siglos.

Begijnhof
beaterio, brujas

(ver mapa) Se encuentra dentro de Minnewater. Construida en 1245, esta pequeña villa de casitas blancas albergó durante siglos a las monjas beatas. Algunos consideran a estas mujeres las primeras feministas de la historia, porque se retiraban a estos lugares para vivir solas y ser autosuficientes, y solo tenían dos votos: el de obediencia y el de castidad. Pero podía abandonar el beaterio si conocían a algún hombre con el que quisieran casarse. Hoy el begijnhof de Brujas está habitado por monjas benedictinas. Los beaterios son muy típicos de esta zona de Europa, y son siempre construcciones de casas blancas alrededor de un jardín en el que se respira la más pura paz.

Kruisvest o parque de los molinos
kruisvest brugge

(ver mapa) Al este de la ciudad se encuentran los cuatro únicos molinos que se conservan en Brujas. Antiguamente, las murallas que rodeaban la ciudad estaban a su vez rodeadas por molinos de viento, que fueron desapareciendo progresivamente a medida que menguaba su utilidad. El único del que se conserva su estructura original es Sint-Janshuismolen (se puede visitar por 2 euros); los otros tres fueron reconstruidos y colocados en esta zona para crear el parque. El camino que recorre el parque pasa por Kruispoort (ver mapa), la Puerta de Santa Cruz, que formaba parte de las antiguas murallas de la ciudad.

molino rosa brujas

Piérdete por la ciudad flamenca y descubre sus rincones 

Pero sin duda, lo mejor de Brujas es callejear por sus estrechas callejuelas medievales, recorrer su empedrado y perderse entre sus puentes y canales que han acabado otorgándole el calificativo de “la Venecia del norte”. Sus preciosas construcciones del medievo, magníficamente conservadas, te harán parpadear varias veces para saber si lo que ves es un sueño, o es real. Y es que Brujas es una de las ciudad más encantadoras que he pisado que sobrevive, con elegancia, a todos los tópicos que se han dicho sobre ella.

canales de brujas

1 Comment

  1. […] bejignhofs son muy comunes en las ciudades de Holanda, Alemania y sobretodo en Bélgica (el de Brujas es una auténtica preciosidad). En la actualidad se conservan como lugares silenciosos, como oasis […]

Deja un comentario

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>