De Cedeira a Ortigueira: ruta de vértigo por Galicia

02portada

Os invito a acompañarme por una ruta legendaria en el corazón de la Galicia mágica y salvaje. Una ruta en la que las leyendas, las tradiciones ancestrales y la naturaleza se entremezclan con la niebla y el mar para dar lugar a paisajes de vértigo y vistas inolvidables.

Desde el místico pueblo de San Andrés de Teixido, en el que la tradición y la leyenda han formado un binomio perfecto, hasta acabar el día sentado en el mejor banco del mundo, conocido ya internacionalmente como “the best bank of the world” en Loiba, pasando por carreteras de caballos salvajes, garitas legendarias, acantilados de vértigo y huellas de Vikingos.

Lo que aquí veréis (y comeréis) os dejará una profunda huella en las entrañas. Una sensación inexplicable al entender que lo que pisas es suelo sagrado y venerado por miles de generaciones. Una adicción a esta tierra que para muchos resulta incurable… Bienvenidos al corazón de Galicia, al norte del norte, donde todo es posible.

021
Acantilados de Cabo Ortegal

San Andrés de Teixido: “vai de morto o que non foi de vivo”

Si hay algo que me gusta de Galicia (a parte de la comida, claro está), es la magia que desprenden cada uno de sus rincones. Leyendas y creencias populares que sus habitantes se han encargado de defender con uñas y dientes generación tras generación.

Una de esas leyendas -y de la que se desconoce el inicio, simplemente ha ido creciendo de boca en boca- es la que rodea a San Andrés de Teixido, un diminuto pueblo de la localidad de Cedeira que desde los inicios de la humanidad ha estado envuelto en una mística muy especial.

05
El santuario de San Andrés de Teixido: la puerta al más allá

Se dice que ya para los Celtas en este punto se encontraba la puerta al más allá, la frontera invisible que separa el mundo de los vivos del descanso eterno y que todos debían atravesar. Miles de años después, el cristianismo adoptó esta teoría pero con su leyenda particular, que como bien sabéis varía según el abuelo que te la cuente.

Digamos que la más extendida (y bastante divertida) es la que cuenta que Jesús se le apareció a San Andrés porque este andaba un poco triste, y para animarlo, le prometió que tarde o temprano vendrían a visitarle todos los mortales, porque el que no lo hiciera de vivo tendría que hacerlo después de muerto en forma de alma en pena o de animalillo (por eso dicen que hay que mostrar respeto a los animales que te encuentras en los alrededores de San Andrés de Teixido, podrían ser almas perdidas buscando la puerta al descanso eterno).

03 04

En esta parte de la historia es donde se cruza esta leyenda con la que es la creencia popular más extendida de Galicia: la Santa Compaña. Ese grupo de almas en pena que vagan por los caminos y los montes gallegos cada noche, intentando encontrar la puerta al más allá o, en su defecto, una persona viva a la que pasarle el crucifijo y condenarle a vagar para siempre como líder de esta peculiar romería de la muerte.

Por eso se dice que donde más se puede ver a la Santa Compaña es en las proximidades de San Andrés de Teixido, intentando llegar al pueblo para poder así liberarse de la maldición eterna.

08

Desde entonces y para siempre, San Andrés de Teixido se convirtió en el principal centro de peregrinación de Galicia después de Santiago de Compostela. Y generación tras generación, abuelos, hijos, nietos, padres y hermanos, nos pasamos por el santuario de este peculiar pueblo para darle un saludito a San Andrés y asegurarnos que no tendremos que volver nunca más por aquí :)

Aunque si tengo que volver... tampoco me importaría!
Aunque si tengo que volver… tampoco me importaría!

Acantilados de Vixia Herbeira

Dejando atrás San Andrés de Teixido, nos dirigimos hacia Cabo Ortegal y la localidad de Cariño. Desde luego, estos 20 kilómetros que recorremos en coche se convierten en el mejor tramo de la ruta: nos encontramos bordeando los acantilados de Vixia Herbeira.

Algunos se refieren a ellos como los más altos de Europa, aunque es una afirmación demasiado valiente si pensamos en los fiordos Noruegos, pero lo que sí es cierto es que son los acantilados con mayor cota sobre el nivel del mar de todo el continente.

02

El punto que nos hará ser conscientes de esto se encuentra en la garita Herbeira, un antiguo puesto de vigilancia que hoy tiene las vistas más privilegiadas de la costa Atlántica. 613 metros de altura son los que nos separan de ese mar salvaje que desde aquí parece manso, débil y silencioso. ¿A qué nunca antes habías podido mirar el mar sin oírlo?

Eso si tienes suerte y puedes ver algo, porque es habitual que la niebla, ese elemento imprescindible del paisaje gallego, lo cubra todo con su manto blanco impenetrable. No te olvides de lo alto que estás… es el precio que hay que pagar por dar un paseo por las nubes.

Carreteras entre nubes de algodón
Carreteras entre nubes de algodón
La garita, se supone que debajo de la niebla están los acantilados
La garita, se supone que debajo de la niebla están los acantilados

013

014

Lo que sí verás y sin duda quedará marcado en tu retina son los cientos de caballos y vacas salvajes que viven en los acantilados. Tranquilamente pasean por el borde de la carretera, se bañan en las grandes charcas que deja la lluvia casi a diario y pastan a sus anchas por este paisaje mágico que han convertido en su hogar.

10
¿Serán estos también almas perdidas queriendo llegar a San Andrés de Teixido?

010

En estos 20 kilómetros te encontrarás muchos miradores en los que parar el coche y disfrutar del paisaje. Uno de ellos es el cruceiro que verás al poco de dejar San Andrés de Teixido.

09

Cabo Ortegal

La siguiente parada en nuestra ruta de vértigo se encuentra en el Cabo Ortegal, a unos 4 kilómetros de Cariño. Al llegar te darás cuenta de que no estás en un lugar cualquiera, ni siquiera en otro impresionante cabo más de todos los que salpican las costas gallegas… Estás en un lugar único en el mundo: el suelo que pisas es uno de los cuatro más antiguos del planeta.

024

Las rocas que vemos precipitándose hacia el mar en este enclave, especialmente las de granito negro, ¡tienen unos 1150 millones de años! Solo en Australia, Canadá y Polonia hay rocas más antiguas que estas. Pero por si esta no fuera razón suficiente para hacer de este paisaje un lugar único, los “tres aguillóns” (tres rocas que emergen del mar justo enfrente al faro) marcan la frontera invisible entre el Mar Cantábrico y el Océano Atlántico. Auque siempre ha batallado por este título con su vecina Estaca de Bares.

022
Os tres aguillóns, ya nombrados hace 19 siglos por el griego Ptolomeo

El pueblo de Cariño, a pesar de que su nombre emane tanta dulzura, es bastante feucho. Un ejemplo claro de cómo el “feísmo” gallego se ha cargado algunas localidades que, por su situación natural, podrían ser de ensueño. Así que dejamos atrás los edificios de hormigón de Cariño y hacemos una parada en una de sus playas (que por suerte se mantienen ajenas al turismo masivo).

La elegida es la playa de Fornos. No es muy grande y se encuentra custodiada por pinos, monte y naturaleza, solo alterada por el pequeño aparcamiento que hay a su entrada. Además tengo una buena noticia con respecto a esta playa: es el agua menos fría en la que me he bañado en Galicia. ¡Y mientras llovía! Algo impensable en mi A Coruña ciudad.

016

Acantilados de Loiba y el mejor banco del mundo

Terminamos nuestra ruta en otro punto marcado a fuego en la geografía gallega que se ha hecho muy famoso en los últimos años. Para ello dirigimos nuestros pasos hacia Ortigueira y nos desviamos en el pueblo de Loiba hasta llegar a sus acantilados, donde se encuentra el mejor banco del mundo.

020

No sé si tal afirmación será un poco exagerada, pero si esa idea rondaba mi cabeza antes de llegar, inevitablemente se esfumó cuando me encontré sentada en el banco. Es verdad… Si hay un “el mejor banco del mundo”, tiene que ser este.

Image-1 (2)

019

Para encontrar el origen de tanto revuelo alrededor del dichoso banco tenemos que remontarnos al 2013, concretamente a este famoso anuncio de Ikea que invitaba a “empezar algo nuevo”. Uno de los lugares que visitaba el aventurero abuelito protagonista era este, el banco de Loiba. Cuánta gente, viendo el anuncio, habrá pensado: ¡quiero ir! Y no es tan difícil llegar: simplemente has de trasladarte al norte del norte 😉

017

Y para terminar la ruta y daros más ganas de visitar esta zona, os dejo con esta foto del fotógrafo viveirense Dani Caxete, está entre las elegidas en la sexta edición del Earth and Sky Photo Contest on Dark Skies Importance, un concurso de prestigio que busca los cielos nocturnos más bellos del mundo. ¡Y uno de ellos es el de Galicia!

abc
abc

2 Comment

  1. Cedeiresa says: Responder

    Enhorabuena por tu blog y en especial por este artículo de tierras de Ortegal.
    Cuando te apetezca descubrir algún recuncho más de la villa cedeiresa invitada estás, aquí me tienes de guía!

    A seguir viajando y contando nuevas experiencias!!!

    1. M. Ares says: Responder

      Muchas gracias Cedeiresa! Seguramente volveré por esas tierras porque me tienen totalmente enamorada, así que acepto la propuesta 😉 me harás de guía.

      Gracias y un besazo!!

Deja un comentario

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>