Ámsterdam en tres días

amsterdam

Ámsterdam es una de las ciudades con más encanto de Europa y te gustará visitarla en cualquier época del año. Su tamaño la convierte en una de esas ciudades perfectas para recorrer en un fin de semana.

El aeropuerto se llama Schipol y hay varias formas de llegar desde él al centro de la ciudad. Las más comunes son en tren y en autobús. Aunque el tren es un poco más rentable, te recomiendo que si estás alojado en el centro compruebes los autobuses porque quizá te dejen más cerca de tu hotel. Por ejemplo, yo me alojé en el Hotel NL-Museumplein, a solo cinco minutos de la plaza de mismo nombre, por lo que cogimos en el aeropuerto el autobús 179 que nos dejó justo en Museumplein. El trayecto, tanto en tren como en autobús, dura unos 20 – 30 minutos

Todos los rincones de Ámsterdam tienen algo de especial, aunque está bien que visites las zonas emblemáticas, pronto descubrirás que cada calle, cada edificio, cada canal… merecen un momento de contemplación. Perderse por las calles de Ámsterdam es algo que todo viajero disfruta.

A continuación, los lugares imprescindibles en Ámsterdam en el mismo orden que los visité yo. De uno a otro puedes llegar perfectamente andando o en bici, y así aprovechas para encontrar tus propios rincones.

Día 1 

Albert Cuyp Market (ver mapa). En Ámsterdam hay varios mercadillos. Este es uno de los más famosos y a las 10 de la mañana ya está rebosante de actividad. Aquí podrás encontrar de todo: desde hortalizas y productos típicos del país, hasta ropa, telas, objetos decorativos, instrumentos de música… Vamos, lo que es un mercadillo en toda regla.

AMSTERDAM albert cuyp market

  • Puedes ver aquí la galería de fotos completa de Ámsterdam

Plaza Dam (ver mapa). Es la plaza más famosa de Ámsterdam y la que da paso al aún más famoso Barrio Rojo. Desde Albert Cuyp Market se tarde una media hora andando. Te aseguro que se convierte en un grato paseo. En la Plaza Dam está el Palacio Real (se puede visitar de martes a domingo, de 12:00 a 17:00 horas), el obelisco (monumento dedicado a los caídos durante la II Guerra Mundial), Nieuwekerk (la Iglesia Nueva) y el Museo de Madame Tussaud.

Heineken Experience (ver mapa). Te la encontrarás de camino a la Plaza Dam desde Albert Cuyp. Es la primera fábrica de cerveza de Heineken y hoy está convertida en un museo, pero no en uno cualquiera: se puede desde fabricar tu propia cerveza hasta diseñar una botella personalizada.

Barrio Rojo (ver mapa). Desde la Plaza Dam se accede al Barrio Rojo. Sabrás que has llegado cuando te encuentres el escaparate de la famosa “condonería”, carteles anunciando todo tipo de hongos y alimentos alucinógenos (no se cortan ni un pelo en eso), coffe shops a ambos lados de las calles y seguramente, te cruzarás con más de un turista con la mirada perdida. Pero si por algo es conocido el barrio rojo en el mundo entero es por sus 276 escaparates de chicas (está prohibido hacer fotos, es una de esas leyes no escritas que conviene respetar). La prostitución en Ámsterdam, a diferencia del resto del mundo, es legal desde el año 2000 y eso también se ha convertido en uno de los principales atractivos turísticos de la ciudad. De hecho, ha sido la primera ciudad del mundo en abrir un museo dedicado a la prostitución, el Red Light Secrets. Aunque verás chicas en los escaparates a cualquier hora, vale la pena dar un paseo por esta zona cuando cae la noche.

Iglesia Oude Kerk (ver mapa). En medio de este templo del desparrame nos encontramos con la “iglesia vieja” (situada en la plaza Oudekerksplein); justo en frente de ella hay una curiosa escultura de bronce de una mano que emerge del suelo y agarra un pecho. Una clara sátira a la iglesia, que antiguamente animaba a los marineros que llegaban a Ámsterdam a “desahogarse” un poco con las chicas del barrio, y después no dejaban que se marcharan sin “limpiar su pecado” con un donativo a la iglesia. Bastante irónico.

AMSTERDAM iglesia nuestra señora

Museo de la iglesia en el ático (ver mapa). En holandés se llama Ons Lieve Heer op Solder y por fuera es una casa normal (Oudezijds Voorburgwal, 40) pero en su ático se encuentra alojada una de las pocas iglesias clandestinas que se conservan de la época en la que el catolicismo era perseguido. Está dedicada a San Nicolás, el patrón de la ciudad.

Barrio Chino (ver mapa). No muy lejos de allí se encuentra el Barrio Chino. No es muy diferente a otro barrio chino de cualquier ciudad de Europa, pero está bien acercarse a él para comer o cenar porque el precio es el más económico de esta zona. Nosotros encontramos allí un take away de comida holandesa (si, en el barrio chino), y aprovechando el buen tiempo a pesar de que era diciembre, nos montamos un pequeño picnic en uno de los canales.

Continua leyendo en el día 2

1 Comment

  1. […] ¿Te he convencido para visitar Ámsterdam? Entonces ya puedes leer el post Qué ver en Ámsterdam en 3 días  […]

Deja un comentario

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>