10 razones para amar Ámsterdam

01 PORTADA

Ámsterdam es una de las mejores ciudades de Europa para ir de viaje. Estoy segura de que se encuentra entre tus favoritas si ya has tenido la suerte de ir, y de que lo estará si estás planeando tu primera escapada a la capital de Holanda, el país de los tulipanes.

Después de varias visitas puedo afirmar que es una ciudad que se disfruta tanto haciendo turismo como paseando despacio y saboreándola poco a poco; las posibilidades son infinitas y todo tipo de viajeros se entremezclan por sus calles. Por eso, y porque realmente me chifla, he aquí las 10 razones por las que amo Ámsterdam (y tú también lo haces).  

01Es la ciudad en la que todo está permitido 

Ámsterdam es un lugar único en su especie, una ciudad en la que la tolerancia gana y eso lo sabes en cuanto empiezas a caminar por su empedrado. En cuanto respiras esos aires de libertad que no has respirado nunca antes y te sientes libre y a la vez prisionero de esas calles para siempre. Y es que Ámsterdam engancha de una manera irracional y confusa que a veces hasta me cuesta explicar. Una sensación que se guarda en los corazones de todos los que llegan y ya no se quieren marchar. En realidad este punto es para recordarles a todos los que ya han estado las ganas que tiene de volver. Y si no me crees, ¿a qué esperas para volar a Ámsterdam y comprobarlo?

02Es la jungla de las bicicletas!!

A veces llega a estar tu vida en peligro cuando paseas en bici por la alocada jungla de las bicicletas de Ámsterdam, pero es taan divertido sentirte como uno más y recorrer los canales mientras esquivas otras bicicletas a toda velocidad y te juegas la vida entre autobuses, furgonetas y tranvías modernos que, sinceramente, solo te puede enganchar. ¿Cómo no vas a amar una ciudad en la que el placentero acto de montar en bici ha ganado a los contaminantes coches? Después de probar la experiencia ya solo querrás moverte en bici por la ciudad de los canales.

by amsterdaily
by amsterdaily

Pero lo que realmente me ganó fue la originalidad con la que decoran y diseñan sus bicicletas. Están preparadas para todo: para los tacones, para llevar la compra, para llevar al perro, para llevar a tres perros, para la abuela, el niño y la compra…

03La marihuana y la prostitución son legales

Esto es una razón para amar Ámsterdam si nos preguntamos: ¿por qué iban a ser ilegales dos de las cosas más consumidas del mundo? Y aún así, Holanda es el primer país en bienestar infantil según Unicef, lo que significa que es el mejor lugar para criar a un niño en el mundo desarrollado a pesar de que pagar por mantener relaciones sexuales y fumar porros sea legal en la capital (ojo, que no en todo el país). En Ámsterdam la tolerancia gana y eso nos lleva al primer punto :)

No está permitido hacer fotos a las chicas en los escaparates
No está permitido hacer fotos a las chicas en los famosos escaparates del Barrio Rojo

Y para qué engañarnos. Todos los que acuden a la ciudad para hacer alguna de esas dos cosas es para hacerlas sin esconderse por primera vez en su vida, no para hacerlas por primera vez.

04Por la curiosa historia de las tetas de bronce

Una de mis historias favoritas de Ámsterdam es la del Barrio Rojo. ¿Nunca te has preguntado por qué en el medio y medio del barrio de prostitución más famoso de Europa hay una iglesia? Dicen que la iglesia de Oude Kerk es el edificio más antiguo de Ámsterdam que inicialmente era una capilla de madera, y que la prostitución lleva ejerciéndose en el distrito rojo desde el año 1200. Por su situación entre canales, Ámsterdam fue un puerto habitual para los marineros desde la antigüedad, todos ellos muy cristianos pero con sus necesidades corporales básicas. La iglesia animaba a estos marineros a desahogarse con las señoritas del barrio rojo para luego “animarles” también a pagar una dote a la iglesia y lavar así sus pecados. Además se lo ponían fácil: solo tenían que cruzar una calle para hacer ambas cosas.

1 TETAS

La escultura de bronce que encontrarás en el suelo de la entrada a Oude Kerk apareció en los años 90 de forma anónima. Son dos pechos y una mano que los acaricia y emerge desde la puerta de la iglesia, simbolizando todo lo que os acabo de contar. La escultura fue retirada en varias ocasiones pero siempre volvía a aparecer, lo cual me encanta y se ve que al Ayuntamiento de la ciudad acabó por cansarle, porque ahí siguen las tetas.

05Es la ciudad de los museos 

Ámsterdam no solo es tolerante, libre y de las ciudades más divertidas de Europa, sino que también es una de las más artísticas y con más museos por metro cuadrado del mundo. En total tiene 75 museos para todos los gustos. Desde el Rijksmuseum o Museo Nacional de Ámsterdam hasta el Museo de Van Gogh, ambos en Museumplein. Pasando por la casa-museo de Rembrandt y la de Ana Frank, el Museo del Sexo o el de Arte Erótico. Y por cierto, ha sido la primera ciudad del mundo en abrir un museo dedicado a la prostitución, el Red Light Secrets.

Ir de museos en Ámsterdam significa que puedes subirte a un barco mercante del siglo XVII y simular que navegas por el gran azul (en el Museo Marítimo Nacional) o visitar el museo de Nuestra Señora del Ático (Ons’ Lieve Heer Op Solder): una iglesia clandestina construida en el ático de una casa particular en 1661, durante los años en los que la religión católica estaba prohibida en los Países Bajos.

¡Encuentra el tuyo en esta guía de museos!

06Por su arquitectura 

No soy una experta en la materia, pero si por algo me enamoró Ámsterdam desde que puse un pie en ella fue por sus preciosos edificios del Siglo de Oro, estrechas mansiones que recorren los canales e imponen su elegancia sobre toda la ciudad. Claro que esos aires de grandeza no son casualidad, pues no es difícil adivinar que pertenecían a los ricos de la época.

Todas las casas tienen unas escaleritas a la puerta principal, y otra puerta debajo mucho más humilde (era la del servicio)
Todas las casas del centro tienen unas escaleritas a la puerta principal, y otra puerta debajo mucho más humilde (era la del servicio)
Ámsterdam
En Ámsterdam también están las casas (dicen) más estrechas del mundo
Amsterdam
Y las casas flotantes de los canales! :)

¡Pero todavía no he terminado! Porque en una ciudad plagada de canales los puentes son un elemento imprescindible, y de eso Ámsterdam sabe un rato: más de 1200 puentes conectan sus calles. Algunos son realmente precioso, pero ya lo descubrirás por ti mismo, cuando te encuentres observando como un tonto un puente lleno de bicis y florecillas de colores.

1 PUENTE

07Por la isla en calma que es su Bejignhof

El Bejignhof o beaterio de Ámsterdam es uno de los lugares más especiales que esconde la ciudad. Un oasis de calma que se encuentra a solo unos pasos de las bulliciosas y céntricas calles principales. Este singular patio de viviendas data del año 1300 y además en el se conserva ¡la casa más antigua de Ámsterdam!

1 CASA MADERA
La única casa de madera que se conserva: Houten Huys (1475)

Fue construido para albergar a las “monjas beatas” o Beguinas de la Edad Media. Mujeres solteras que decidían irse a vivir a este tipo de residencias para dedicarse a la oración y al cuidado de los más necesitados, pero sin los votos de las monjas normales. Es decir, que podían vivir aquí y luego abandonar el beaterio cuando quisieran (por ejemplo, para casarse). Fue un movimiento bastante silenciado por la iglesia que tuvo también su vertiente masculina: los Begardos. 

¡Paz en el beaterio!
¡Paz en el beaterio!

Estos bejignhofs son muy comunes en las ciudades de Holanda, Alemania y sobretodo en Bélgica (el de Brujas es una auténtica preciosidad). En la actualidad se conservan como lugares silenciosos, como oasis de paz en medio de la gran ciudad que invita a la calma y la reflexión. Sin duda, uno de mis rincones favoritos de Ámsterdam.

08Por sus coffee shops

Muchos aman Ámsterdam por esos otros oasis llamados coffee shops. Los famosos establecimientos de los Países Bajos en los que se puede comprar y consumir marihuana mientras echas un billar, te tomas un refrescante batido en verano o un humeante té de frutas en invierno y no molestas a nadie. En la ciudad hay más de 200 coffees para todos los gustos. Desde los que están petados de guiris y parecen discotecas (como el famoso ‘BullDog’, del que recomiendo huir) hasta los más oscuros y apartados que solo frecuentan los locales, en los que los precios y el ambiente son mucho mejores.

En Hill St Blues, nuestro coffee favorito!
En Hill St Blues, uno de los más auténticos!

No voy a entrar en materia, sino que os dejo con el post que escribí en su día sobre Los coffee shops que no puedes perderte en Ámsterdam.

Consuman o no cannabis… ¡Merecen una visita!

09Por sus street markets 

Otra razón importante para amar Ámsterdam son sus mercados callejeros en los que puedes comprar absolutamente de todo. El más famoso tal vez sea Albert Cuyp Market (que además también es el mercado al aire libre más grande de Europa). Objetos de decoración, alimentación e incluso animalillos tropicales es lo que te encontrarás paseando entre sus puestos.

Entrada al mercado de Albert Cuyp
Entrada al mercado de Albert Cuyp

El Mercado de las Flores, en el canal de Singel, es también uno de los grandes reclamos de la ciudad. Aquí se venden todo tipo de flores y semillas de las mismas, así como semillas de hortalizas y frutas holandesas. ¿Quién puede resistirse a plantar en su jardín los típicos tulipanes de Holanda?

Pero sin duda, el que más me gusta y en el que más he disfrutado perdiéndome es en Waterlooplein, el rastro de Ámsterdam. Allí encontrarás libros y discos de segunda mano, ropa vintage, antigüedades, baratijas y gangas y un montón de objetos de la época de la Segunda Guerra Mundial.

Camuflada entre los libros de Waterlooplein
Camuflada entre los libros de Waterlooplein

010El ambiente más moderno en el escenario más antiguo 

Todo lo anterior nos lleva a concluir que Ámsterdam es una ciudad tolerante como pocas, moderna, cosmopolita y multicultural que, sin embargo, ha desarrollado esos valores sobre un escenario más que antiguo y tradicional. Sus edificios históricos, sus puentes y sus canales de más de 400 años de antigüedad tienen la capacidad de hacerte viajar atrás en el tiempo, mientras que su espíritu es el de una adolescente rebelde que sacará tu lado más extrovertido y jovial.

Amamos Ámsterdam por su mezcla, por su esencia, por su estilo único y por ser capaz de robar corazones con solo un paseo.

 


 

¿Planeas un viaje a Ámsterdam?

¡Entonces sigue leyendo!

001

1 Comment

  1. […] los escenarios del Desembarco de Normandía y ponemos rumbo a nuestro siguiente destino (Ámsterdam). ¡La carretera nos espera de nuevo! Pero me llevo una sensación rara y contradictoria conmigo. […]

Deja un comentario

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>